Soluciones latinoamericanas

"Es necesario que los jóvenes de toda Latinoamérica tomemos conciencia de nuestra gran responsabilidad histórica.

Tenemos un Continente que en la actualidad representa una porción muy importante de la humanidad. Los recursos materiales son desproporcionadamente superiores a su contingente humano. Nos pertenece a nosotros, los jóvenes, el futuro de ese contingente. Debemos estar decididos a salvar la diferencia entre lo que nos exige el momento histórico y la realidad humana con que actualmente contamos. No podemos continuar impasibles ante la miseria física y moral de la mayoría de nuestra población. Aunque sea en una visión simplista de nuestros problemas, es necesario que tengamos un esquema de ellos, con bases verdaderas, para poderlos resolver. Debemos damos cuenta de los círculos viciosos en que estamos sumergidos.

EL CIRCULO VICIOSO ECONOMICO:

Tenemos un nivel de vida muy bajo. mayoría de subalimentados y de alojamientos en condiciones inhumanas. Esto, en gran parte, porque no hay suficiente producción. No tenemos suficiente producción, porque no hay capitales, y no tenemos capitales porque no hay producción. Por otra parte, no tenemos suficiente producción, porque no tenemos suficiente técnica. Para formar técnicos se necesita también capital. ¿Pero: no hay algo de negligencia de parte de los jóvenes, en cuanto a sus aspiraciones científicas y técnicas?... ¿Cuantos salen al extranjero a estudiar, cuantos lo hacen en el país natal con el criterio de formarse, para servir con su técnica a la patria? ... ¿De los que comienzan con estas intenciones, cuantos quieren realizarlas al terminar, al comenzar el ejercicio de sus profesiones?... Los pocos elementos altruistas se pierden en una masa de burocracia y de intrigas, inherente a todos los países que no tienen estructuras bien establecidas. No se unen, no se sostienen entre sí, se encuentran solos para luchar contra ese ambiente que debieran reformar, pero que acaba por aplastarlos.

Es imposible que los extranjeros quieran romper el circulo vicioso económico, invirtiendo sus capitales, si no cuentan con un respaldo en los cuadros humanos de nuestro Continente. Ni siquiera los nacionales osaran hacerlo si saben que sus inversiones no prosperaran. Ni aun por el deseo altruista de ayudar a estos países, ya que una ayuda material es estéril, si no es aprovechada y valorizada por la acción humana.

El circulo vicioso hay que romperlo por la formación de técnicos que se den cuenta de nuestra crisis humana y se resuelvan a trabajar en equipo, ayudándose mutuamente, para realizar un trabajo desinteresado y científico. Debemos saber que estos núcleos humanos no resolverán, probablemente, el problema económico inmediato. Su labor es la de trabajar contra viento y marea en un espíritu de desinterés y de técnica.

EL CIRCULO VICIOSO CULTURAL-POLITICO:

Se ha dicho, y en parte con razón, que uno de los obstáculos del progreso en nuestros países, es la inestabilidad en que, en general, estos se encuentran. ¿Pero, acaso se han examinado las causas de esos disturbios sociales?... ¿Le han considerado en su verdadero sentido de subdesarrollo cultural-político; que tiene necesidad el también de una ayuda exterior, ya que constituye otro circulo vicioso?

Frecuentemente los jefes de Estado son escogidos, en el mejor de los casos, por un pueblo que no tiene un criterio ilustrado. Las elecciones, cuando se hacen, no expresan en general, la opinión de cada uno de los individuos. No solamente por los defectos que todas las elecciones implican, sino porque hay una inmensa mayoría que no opinan, a la cual no se hace opinar, a la cual no se permite opinar. El nivel de cultura general, bastante bajo, hace difícil el formarse un criterio político. Esta situación, unida a la miseria material, es explotada por los demagogos. Estos no han sido formados, en la mayoría de los casos, ni desde el punto de vista ético, ni desde el punto de vista técnico. La política en nuestros países exige mas astucia y audacia, que ciencia e investigación. Los jefes políticos hacen promesas que tienen como objeto primordial el obtener la adhesión sentimental, que es la que se puede obtener. El solucionar los problemas reales del país, con técnica y con desinterés, son rara vez el objeto de sus realizaciones. Por eso, cuando el jefe político llega al poder, siempre causa decepciones, que en este caso son el fermento previo de una campana demagógica para derrocarlo. Cuando este poder se ha buscado mas para fines egoístas que patrióticos, la perdida de popularidad puede ser el origen de una dictadura. Para no perder ese poder recurren a cualquier medio. La fuerza armada ha sido el más utilizado. Por eso vemos el fenómeno de que, en muchos países, se dé mas importancia al presupuesto destinado al ejercito que el destinado, por ejemplo, a la educación. La elevación del nivel cultural no es un arma para mantenerse en el mando. Entonces el derrocamiento del dictador no se logra sino con una división del ejército, encabezada generalmente por otro demagogo o por una sangrienta revolución civil contra los militares. El ciclo vuelve a comenzar con el nuevo mandatario. En esto consiste él circulo vicioso: el bajo nivel cultural-político de la masa impide la elección y la formación de los jefes. La falta de selección de los jefes, impide la elevación cultural.

Es necesario romper el circulo vicioso, por la formación de núcleos de dirigentes. Núcleos que se basen en una técnica y un desinterés auténticos, sin proponerse acciones políticas por el momento. Dedicándose a estudiar la realidad objetiva del país, sin teorizar antes de conocer, sin actuar antes de proyectar. La acción política puede ser una culminación de una acción económica, social y cultural previa. Y toda acción debe estar precedida de un estudio de los problemas. No se puede resolver lo que no Se conoce, y lo que se conozca hay que conocerlo científicamente. No aspiramos a ver resueltas las dificultades en un futuro inmediato. Nuestra preocupación actual es la de dar un testimonio de desinterés, y de seriedad en nuestra actividad personal. Testimonio que creara un ambiente social indispensable para cualquier triunfo verdadero. Testimonio que tendrá que trascender en la masa por el apostolado de la educación, al cual estamos llamados ineludiblemente todos los dirigentes latinoamericanos.

En este campo humano, toda ayuda debe ser pedida, debe ser aceptada, y no hay ninguna disculpa para que no sea acordada. Las organizaciones internacionales, se ocupan cada día mas de los países subdesarrollados. Varias instituciones han sido creadas para romper el circulo vicioso económico en que se encuentran estos países. La obra de las Naciones Unidas, así como las de otras nuevas entidades, basadas en una mayor generosidad, se proyectan (p. ej. Fondo Especial propuesto por M. Scheeben). !Por que no aprovecharlas para la formación de nuestros cuadros humanos!

Nuestras universidades han alcanzado un nivel bastante alto en la formación de técnicos y profesionales. Sin embargo, es innegable que les faltan recursos materiales y humanos. Para esto nos pueden ayudar los mencionados auxilios económicos. Podríamos equiparnos convenientemente. Podríamos fundar becas en el interior y en el extranjero. Una Universidad no puede progresar si no recibe elementos de otros centros culturales superiores. Esta ventaja tiene la formación de profesionales en el extranjero, y la inmigración de técnicos y profesores de otros países. Las organizaciones internacionales contemplan el problema de la asistencia técnica a nuestro Continente. ¿Por que no hacerla a base de equipos mixtos, de nacionales y extranjeros? .. Alrededor de una entidad universitaria importante se puede formar un núcleo de estudiantes de cada país. Muchos estudiantes extranjeros quisieran emigrar como técnicos. ¿Por que no precipitar su elección y reunirlos a ellos también por países en equipos y en estrecha colaboración con los nacionales del país a donde ellos iran después?... Un equipo así vencerá las resistencias psicológicas que implica en general una ayuda extranjera. Conectaría a todos los técnicos extranjeros con los técnicos que ya existan en el país; orientaría la formación profesional para fines bien determinados; realizaría ese acercamiento humano entre sus elementos, indispensable para un trabajo de conjunto.

MEDIOS PARA LA FORMACION DE EQUIPOS:

lo.] Conciencia de su necesidad y respuesta generosa comprometiendo bienes y personas.

2o.] Seria ideal que algunas organizaciones se decidieran a orientar su ayuda por este aspecto. Esto se puede lograr tratando de crear una opinión que ejerza una presión sobre ellas. La orientación que han tomado últimamente las organizaciones internacionales, augura un resultado muy bueno en este sentido.

3o.] Sin embargo, debemos comenzar con lo que tenemos. De hecho, muchos estudiantes salen al extranjero. Muchos profesionales en nuestros países tienen este afán de objetividad y de desinterés en sus estudios. ¿Por que no nos unimos en este ideal común, en esta conciencia de las exigencias históricas actuales de nuestro Continente?...

!Si todos nos decidiéramos a unir nuestros esfuerzos en lo que tenemos de común! Dejemos a un lado las diferencias doctrinarias. Todos estamos hartos de discusiones bizantinas sobre teorías, que nos distancian mas y más. En cambio, hay un campo en que todas las ideologías se pueden unir: el campo del desinterés y la investigación científica de la realidad. Los resultados científicos no tienen por que estar influenciados por nuestra doctrina personal. Podemos reunirnos a estudiar la realidad. Las normas de acción, las orientaciones ideológicas, las dejamos a cada corriente. Personalmente podemos ser los dirigentes más militantes de nuestras diversas corrientes ideológicas o políticas. Aún más, como dirigentes de estas, no solo podemos sino que nos debemos apoyar en la realidad objetiva, si no queremos caer en la demagogia y el oportunismo que precisamente queremos combatir. Para eso nos servirán los estudios de nuestros equipos. Estos, como tales, NO PODRAN SALIR NUNCA DEL DOMINIO DE LAS INVESTIGACIONES POSITIVAS. Esto será suficiente para crear una juventud científica que conducir nuestros países de acuerdo con el desinterés y la técnica. Ahí se formaran los que estén decididos y tengan los medios para investigar, juzgar y actuar de acuerdo con las necesidades reales. Nuestros esfuerzos serán aprovechados por todos. Por eso hay una condición esencial para emprenderlos: el despojarse de todo dogmatismo científico. No podemos admitir en nuestro equipo a ningún individuo que tenga prejuicios en materia de investigación científica. Rechazamos todos los dogmas económicos, sociológicos, médicos, psicológicos, etc. EN LOS ESTUDIOS POSITIVOS HAY QUE ATENERSE A LA CIENCIA. Los individuos DEBEN tener una ideología que no intervendrá en la investigación. Lo importante es que no tengan prejuicios dogmáticos en materias experimentales.

4o.] Un medio indispensable es la unión. En el campo nacional y en el campo latinoamericano. Tenemos problemas inmensos que no podemos resolver sino en común. Económicamente, por ejemplo, cada uno de nuestros países cuenta muy poco. El conjunto constituye un bloque respetable. !Tenemos la misma historia, la misma cultura, tenemos tantos elementos en común¡

Es necesario que los equipos nacionales entren en contacto. Debemos prometer, en el plano nacional y en el plano internacional, el conservar ese contacto. Si estamos en el extranjero y nos unimos, en donde psicológicamente es más fácil, precisemos los medios concretos, organicemos las instituciones adecuadas para reencontrarnos en nuestros países, en nuestro Continente. Si estamos en nuestro país, hagamos otro tanto; no tengamos reparos en tomar la iniciativa de estos contactos, por cualquier medio.

5o.] No nos resta sino hacer notar que la unión en el campo nacional y en el latinoamericano, no la hacemos con ningún espíritu hostil hacia nadie. Estamos abiertos a todo el mundo. Solamente queremos respetar las leyes sociológicas que agrupan a las sociedades que tienen mas elementos básicos en común. Nuestra unión es una unión abierta al resto del mundo. Es un núcleo que quiere realizar en pequeña escala, lo que desearíamos ver realizado a escala mundial.